miércoles, enero 16, 2008

“Empresa 1.0, mercado 2.0”

Es el título del artículo que Antoni Gutiérrez-Rubí publicó hace unos días en Cinco Días y que ahora recoge en su blog en versión digital (y no es un decir: ha incluido enlaces y referencias). El titular resume a la perfección la situación que vivimos actualmente: el mercado ya es 2.0 pero la empresa sigue siendo 1.0.

Hay tres reflexiones que me han gustado especialmente. Aquí las recojo:
“Hay que aceptar que si los consumidores han cambiado deberemos cambiar también la forma en la que organizamos el trabajo. La empresa 1.0 no podrá dar respuestas a una exigente y dinámica sociedad-mercado-cultura 2.0. La empresa no puede ser un mundo hostil hacia las herramientas y las nuevas prácticas digitales que los empleados y consumidores ya experimentan intensamente fuera de los muros corporativos.”

“Algunos directivos (…) temen perder el poder si pierden el control. ¡Vaya error! (…) El temor a compartir información o a que sea accesible, fruto de un modelo de valor basado en conservar el conocimiento antes que crearlo y difundirlo, ha alimentado el pánico hacia la empresa transparente y abierta, hipotecando el caudal de energía creativa que existe entre el capital humano de la propia organización. La inteligencia artificial que surge de la inteligencia colectiva no puede ser una amenaza. La propiedad como principio único para el desarrollo de valor debe ser revisada por una nueva lógica. El miedo a la competencia difusa en manos de muchos actores ha provocado reacciones alérgicas hacia la cultura 2.0.”

“Los blogs corporativos siguen estancados y se imponen normas internas en las empresas para poner puertas al campo e impedir la "comunicación interna y externa" de los empleados bajo la excusa de la pérdida de competitividad. Y vivimos un retraso espectacular en la utilización y el conocimiento del potencial de herramientas on-line para compartir procesos.”

3 comentarios:

Senior Manager: dijo...

Precisamente el mayor problema actual es la falta de reconocimiento por parte de las empresas de que las cosas no funcionan igual que hace 5-10 años y que se hace necesario un proceso de adaptación. Es un problema general que en realidad afectará a las empresas que se queden atrás, pues el resto simplemente se nivelará a la actual situación sin reparar en los rezagados. Dentro de este proceso surgirán empresas nuevas que desplazarán en el mercado a las que no supieron reconocer los cambios a su debido momento.

Antoni dijo...

Te agradezco mucho tu post y tus comentarios. Hace tiempo que te leo y estás en mi feedreader. :-)
Gracias.
Este artículo es smuy importante para mí, por eso valoro mucho más tu mención.
Y sí, siempre mis versiones "digitales" tienen mucha más información que la publicación off line. Es una práctica de respeto y afecto al lector on line y me permeti que se vea mejor mis fuentes de información y mis acentos en el tema.

Blogocorp dijo...

Gracias a los dos por los comentarios.

Antoni, ahora yo también te tengo en mi Bloglines ;) El artículo me ha gustado mucho, porque pone sobre papel sensaciones que percibimos en el día a día.

Ah, y me ha gustado también la versión digital del artículo en papel. No es una práctica muy habitual (todavía estamos en esa fase de traslado a la pantalla lo que tengo en papel) pero hemos de ir aplicándonos en el tema. ¡Yo la primera!

Saludos,