jueves, noviembre 09, 2006

La importancia de la reputación corporativa

Los ejecutivos empresariales consideran que el riesgo de la reputación es la amenaza más significativa a la que se enfrentan las empresas hoy en día, hasta el punto que supone dos veces el riesgo representado por el terrorismo, el cambio de divisas, el riesgo natural y las actuaciones políticas (EIU, 2005). Sin embargo, sólo el 43% de las compañías tienen un sistema formal para medir la reputación (Kitchen and Laurence, Corporate Reputation: An EightCountry Analysis, 2003). Así lo dice el comunicado de prensa de Europa Press sobre la presentación de la web ReputationRx, creada por la consultora de comunicación Weber Shandwick.

Se trata de una web de buenas prácticas sobre reputación y se hablará de estrategias para crear, mantener y reparar la reputación corporativa, aspectos de responsabilidad corporativa, cómo afrontar la renovación del consejero delegado… El objetivo es convertirla en un portal de recursos on line sobre esta temática, donde se podrán encontrar noticias, novedades en investigación, datos estadísticos y la opinión de expertos, según leo en el Espacio del Dircom y en el blog de Matias Fernandez Dutto. Además, también se enlaza con el blog ReputationXchange, donde desde mayo se puede conversar sobre el tema y encontrar vínculos a recursos adicionales.

Leslie Gaines-Ross, autora del blog y directora de Estrategia de Reputación de Weber Shandwick, y asegura que “el 63% del valor de mercado de la compañía se atribuye a la reputación corporativa", según datos de una investigación que realizaron. Esta nueva web sobre el tema nos puede ayudar mucho.

1 comentario:

benito dijo...

Ya estamos saliendo casi al post diario. Danger. :-) Por aquí vamos Cristina. Queda menos para EBE 06.

Pues sí, efectivamente la reputación corporativa se erige en asunto medular. La reuptación se adquiere con el tiempo y las obras bien hechas, nos valdría como resumen. Ahora bien, tener un prestigio u otro, una reputación u otra viene dado por la capacidad de dar a entender y que te entiendan. Comunicación al fin y al cabo. Este esquema, en la estructura previa a los 80 (sin internet) fructificaba o no en función de los hechos y de los comentarios que se suscitaban sobre esos hechos. Esto es, con un determinado producto, el cliente emitía una opinión, no sólo a través del posicionamiento económico de la adquisción, sino también mediante su posicionamiento 'ideológico' que es favorable o desfavorable ante otro cliente. Comunicación por tanto. Luego todo se sobredimensiona a través de los medios de comunicación.

Después de los 80, con internet, y especialmente ahora con los blogs, esa cadena de acontecimientos básicos (del boca a boca) adquiere una mayor dimensión a través de la capacidad del ciudadano/consumidor de poder emitir opiniones y, además, dialogar con la empresa que le vende el producto. El esquema cambia con el blog, ya que a través de este medio se facilita la relación cliente empresa, relación que anteriormente sólo quedaba exclusivamnete circunscrita a la relación cliente-cliente y a través del bocoa a boca. Esta idea, también hay que tenerlo en cuenta, se haya en ciernes todavía puesto que el uso del blog, aunque en auge, sé haya a un nivel más especulativo y de un uso entre sectores profesionales y teóricos, y por tanto ajeno todavía a usos realmente masivos.