martes, diciembre 19, 2006

Las nuevas tecnologías no son (sólo) cosa de jóvenes

Lo leo en La Vanguardia digital de hoy: “rompiendo las ideas preconcebidas sobre lo digital, los internautas de mayor edad comienzan a invadir la blogosfera”.

Y como ejemplos:
- un británico de 79 años ha lanzado Ask Geriatric 1927, un blog donde cuelga vídeos en los que explica la vida de sus abuelos en la Inglaterra victoriana- los residentes de una residencia francesa escriben regularmente Alleuxnautas - Laurence Lamiable escribe cuentos y poemas infantiles en Le blog de Laurence, mamie conteuse.

Son ejemplos aislados, pero demuestran que la tecnología no es sólo cosa de jóvenes. Aunque el hábito de navegar por la red esté más extendido entre las personas de 25 a 34 años, “el 14% de los internautas europeos de entre 45 y 54 años leen 'blogs-foros' y un 11% de entre los 55 y los 64 años también, cifras elevadas teniendo en cuenta que la media general de sitúa en un 17%”. Los datos son de un estudio de Ipsos realizado en octubre de 2006 entre 2.200 internautas de cinco países europeos (Francia, Gran Bretaña, España, Alemania e Italia).

Y es que no hay que de lado a las personas mayores en proyectos sobre nuevas tecnologías sólo porque creamos que esto no va con ellos. Al fin y al cabo, crear un blog es algo tan sencillo que yo creo que no entiende de edades. Tan sólo es necesario estar familiarizado con los ordenadores y con internet. Algunos medios franceses dirigidos a la tercera edad, como Notre Temps y Senior Planet, no quieren dejar escapar este tren y ofrecen plataformas blogs a sus lectores. Quizá revistas como Vivir con júbilo no tarden en hacerlo aquí en España.

Lo que está claro es que se trata de un público a tener en cuenta. Conozco varios centros cívicos, culturales y de la tercera edad que ofrecen talleres de navegación por internet y seguro que en breve también ofertarán clases de creación de blogs. Y conozco también a alguna persona de más de 80 años que se ocupa de la web de una asociación a la que pertenece. Las nuevas tecnologías no son ya tan nuevas y está claro que sus usuarios no son ya sólo jóvenes adolescentes.