jueves, febrero 08, 2007

De la pantalla al papel: ¿liblogs o blooks?

Hace ya algunos días, Fernando R. Ortega, Vagamundos en la blogosfera, me comentaba que acaba de lanzar su primer liblog, que reúne las entradas más comentadas en su blog. Como bien dice la nota de prensa (me ha gustado mucho la frase, la verdad):

Mi liblog (Vol.I) es un recopilatorio integrado por cuarenta y tres anotaciones oníricas, “post´s” o “ni-nadas” efectuadas a lo largo de más de un año de tarea diaria que el escritor jiennense ha realizado en su blog personal Vagamundos”.

Esto me ha recordado una entrada que leí en eCuaderno sobre libros basados en blogs, hace ya casi un año. José Luis Orihuela los llamaba blooks y aclaraba:

“Uno de los sentidos del neologismo blook es el de libro basado en el contenido previamente publicado en un weblog (el otro apunta al uso de blog como soporte multimedia para la publicación de literatura, normalmente ficción seriada o blogonovelas).”

Tal vez podamos llamar blooks a los blogs que pasan de la pantalla al papel y liblogs a los que se convierten en libro electrónico.

Mi liblog (Vol.I) no es el primer blog español que traspasa la pantalla y se convierte en libro. El primero fue Mi Vida Perra: diario de una treintañera cualquiera (2005), que nació del blog de Almudena Montero: Antes muerta que sencilla. José Luis enumeraba en ese pots otros libros basados en posts: Más respeto que soy tu madre, de Hernán Casciari; Diarios, de Arcadi Espada y Salam Pax, el internauta de Bagdad , de Salam Pax, traducido al español.

Pero tal vez el blog de Fernando sí que sea el primero que traspasa la pantalla para convertirse en e-book. Interesante iniciativa, Fernando. Un ejemplo de cómo lo instantáneo puede convertirse en perdurable.

2 comentarios:

Vagamundos dijo...

Mil gracias Cristina. Agradezco de corazón tu comentario y sobre todo que hayas encontrado un hueco para hablar de esta última locura. Mi blog/bloc/bitácora ya es para mi esa herramienta en la que preciso trabajar a diario, como ejercicio literario, unas veces y otras, como terapia. Gracias Cristina y un "puñao" de besos. ¡¡Un gusto!!

Blogocorp dijo...

Sí, tienes razón, Fernando, esto de bloguear es totalmente adictivo.

Un abrazo y sigue sorprendiéndonos.