martes, marzo 27, 2007

El futuro de los medios de comunicación: ¿pantalla o papel?

¿Cuál es el futuro de la prensa en papel? ¿Hacia a dónde van los medios digitales? El nuevo número de Enter publica un interesante artículo sobre el estado actual y la evolución de los medios de comunicación impresos y online: Entre la web y el papel... información (descargar pdf). Hace algunos días, Benito Castro se refería en Comucor a la predicción de Philip Meyer, catedrático de Periodismo de la Universidad de Carolina del Norte, que auguraba que el 2043 será el último año que se publicarán diarios en papel.

La afirmación de Meyer me parece un tanto exagerada, pero es evidente que los nuevos tiempos demandan nuevos medios. O, al menos, nuevas maneras de abordar la información. Y es que resulta curioso que la actual multiplicación de medios no se ha traducido en pluralidad de contenidos, como bien apunta el artículo de Enter, sino en la uniformidad temática: todos los medios hablan de lo mismo. Lamentablemente, la agenda sigue siendo única, compartida por todos y escrita por unos pocos.

Uno de los problemas es que los nuevos medios (o las nuevas versiones de los medios ya existentes) no explotan las posibilidades que ofrecen los nuevos soportes (y perdón por el abuso del adjetivo). No nos engañemos: los medios digitales actuales son on line, pero no son multimedia. Seguimos empeñados en escribir para la pantalla como si de papel se tratase, cuando por todos es sabido que la atención ante la pantalla es inferior. Personalmente, no soporto leer en pantalla. A veces lo hago, por pura necesidad, pero he de confesar que no logro alcanzar el nivel de atención que consigo cuando leo sobre papel.

Y creo que ahí está el secreto: en explotar al máximo las oportunidades que ofrece cada soporte. En renovarse. En, como dice el artículo, no perpetuar “la escasa diferenciación entre lo que se difunde mediante papel y en formato digital”. El futuro va hacia fórmulas como la de The Wall Street Journal, el segundo diario impreso de mayor circulación en Estados Unidos, que ha optado por diferenciar claramente la edición on line de la off line. La versión digital se centra en la actualidad, que es inmediata. La versión en papel se decanta por la reflexión, que requiere más tiempo. Concluye el documento que “cada medio se consume en función de sus ventajas competitivas respecto de los demás”. Y estoy totalmente de acuerdo.